Víctor del Árbol

Un millón de gotas – Víctor del Árbol

Un millón de gotasEditorial Destino (2014)

Colección: Áncora & Delfín

Edición en papel: 672 páginas

Otros formatos: E-Book, Kindle

SINOPSIS DEL EDITOR:

Gonzalo Gil es un abogado metido en una vida que le resulta ajena, en una carrera malograda que trata de esquivar la constante manipulación de su omnipresente suegro, un personaje todopoderoso de sombra muy alargada. Pero algo va a sacudir esa monotonía.Tras años sin saber de ella, Gonzalo recibe la noticia de que su hermana Laura se ha suicidado en dramáticas circunstancias. Su muerte obliga a Gonzalo a tensar hasta límites insospechados el frágil hilo que sostiene el equilibrio de su vida como padre y esposo. Al involucrarse decididamente en la investigación de los pasos que han llevado a su hermana al suicidio, descubrirá que Laura es la sospechosa de haber torturado y asesinado a un mafioso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a su hijo pequeño. Pero lo que parece una venganza es solo el principio de un tortuoso camino que va a arrastrar a Gonzalo a espacios inéditos de su propio pasado y del de su familia que tal vez hubiera preferido no afrontar. Tendrá que adentrarse de lleno en la fascinante historia de su padre, Elías Gil, el gran héroe de la resistencia contra el fascismo, el joven ingeniero asturiano que viajó a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, que fue delatado, detenido y confinado en la pavorosa isla de Názino, y que se convirtió en personaje clave, admirado y temido, de los años más oscuros de nuestro país. Una gran historia de ideales traicionados, de vidas zarandeadas por un destino implacable, una visceral y profunda historia de amor perdurable y de venganza postergada; un intenso thriller literario que recorre sin dar respiro la historia europea.

Partiendo de un asesinato, Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) nos narra una compleja historia familiar durante el período que transcurre entre 1933 y 2002. La trama -que en principio parece simple- va adquiriendo mayor complejidad a medida que avanza la novela, con dos hilos argumentales localizados en tiempos distintos. Ambos momentos están íntimamente relacionados, de manera que lo que ocurre en 2002 es consecuencia directa del pasado. Del Árbol intercala ambos planos temporales con una gran habilidad, consiguiendo un ritmo narrativo creciente que mantiene en todo momento el interés del lector hasta el final, con un argumento sólido y perfectamente trabado en el que todo confluye y ningún hilo queda suelto.

Un millón de gotas es una novela presidida por el dolor, por la dureza y por la relevancia de los temas que trata. A Del Árbol le interesa el dolor y escoge la estructura de novela negra para desarrollarlo y trasladarnos la historia que desea contar: “… Es cierto que hay un asesinato, pero sólo es el McGuffin para hablar de otra cosa… yo siempre digo que escribo novela mestiza…” (El Cultural, 14/06/2014). El género negro le sirve también para plantearse si es posible la maldad absoluta, que se mantiene a través del tiempo. La respuesta afirmativa la hallamos en la trayectoria de los distintos personajes, que al principio se presentan como claramente definidos (buenos, malos) y que van transformándose hasta convertirse en caracteres poliédricos a los que unas circunstancias extremas hacen capaces de los actos más monstruosos.

Del Árbol nos habla también de la lealtad y del amor en todas sus manifestaciones: el amor entre hermanos, el amor no correspondido de un hijo hacia su padre, el amor interesado y el amor entre hombre y mujer que perdura inmarcesible en el tiempo y a pesar de la ausencia. También habla del amor nacido del odio y minado por la desconfianza. Aquí también encontramos cómo nada es lo que parece y cómo aquello que creíamos puro y auténtico esconde un peso de traición y egoísmo que al lector le cuesta ver porque, como nos recuerda el autor, no queremos ver lo que no nos gusta. Es el olvido “selectivo”, la memoria que elige eliminar lo desagradable aunque, al final, “los recuerdos siempre salen derrotados ante la realidad desnuda” (pág. 131).

La prosa de V. del Árbol es ágil, fluída y concisa, sin sobreabundancia de recursos y con la precisión necesaria para transmitir al lector la fuerza de personajes y situaciones.

Debe destacarse también el magnífico trabajo de documentación histórica sobre aspectos no muy conocidos de la represión estalinista, como el caso de la isla de Názino en la antigua URSS.

Un millón de gotas es una excelente novela, cuya lectura está totalmente recomendada y que consolida a Del Árbol como una de las figuras de la narrativa española actual.

Otras novelas del autor: Respirar por la herida, La tristeza del samurai.