Perdida

Perdida – Gillian Flynn

PerdidaEditorial: Random House (2013)

Colección: Roja y Negra

Edición en papel: 567 páginas

Otros formatos: Kindle

Título original: Gone Girl

SINOPSIS DEL EDITOR:En un caluroso día de verano, Amy y Nick se disponen a celebrar su quinto aniversario de bodas en North Carthage, a orillas del río Mississippi. Pero Amy desaparece esa misma mañana sin dejar rastro. A medida que la investigación policial avanza las sospechas recaen sobre Nick. Sin embargo, Nick insiste en su inocencia. Es cierto que se muestra extrañamente evasivo y frío, pero ¿es un asesino?

RESEÑA: Perdida comienza, efectivamente, cuando Amy Elliott desaparece de su casa en North Carthage (Missouri), pueblo de origen de su marido, Nick Dunne. Residen allí desde que, hace dos años, perdieron sus respectivos trabajos en Nueva York a causa de la crisis. La novela está narrada en primera persona, alternando el relato de Nick con los diarios y las reflexiones de Amy. Es una narración compleja pero muy fluída, con una trama apasionante y giros absolutamente inesperados, quizás demasiados, en mi opinión. La investigación policial conduce a que la posición de Nick se vaya haciendo cada vez más débil, hasta el punto de convertirle en el principal sospechoso.

Pero además de una buena novela policial, Perdida nos habla de muchos temas. Vemos los efectos de la crisis económica, que acaba con la vida profesional y el futuro de un matrimonio joven que acaba de empezar. Vemos también las grandes diferencias culturales y sociales entre la Costa Este y el Medio Oeste norteamericano, y las dificultades de adaptación de Amy a su nueva vida.

Perdida nos muestra también la capacidad de los medios de comunicación para adaptar la realidad a lo que la opinión pública desea oír y la necesidad de la policía de ofrecer resultados a esa misma opinión pública, aunque ello suponga falta de rigor en sus investigaciones.

Más enfocada al retrato psicológico que a la acción, Perdida es asimismo una historia sobre el lado más oscuro del matrimonio, aquel que gira sobre las expectativas no satisfechas que pueden llevar al amor a transformarse en odio. Amy Elliott culpa de esto a la idea del amor incondicional. Su opinión es justo la contraria: el amor debe tener términos y exigencias porque el amor sin condiciones es un amor sin disciplina y está, por tanto, abocado al fracaso. Esto lo dice un personaje con (poniéndolo en términos amables) una gran complejidad psicológica, que padeció en su infancia la injusta presión, según nos cuenta, que sufren los hijos únicos y que les lleva, por un lado,  a no poder decepcionar a los padres y, por otro, a disfrutar del poder casi omnímodo que tienen sobre ellos. Como es lógico, no quiero dar “spoilers”, pero el personaje de Amy es una montaña rusa de sorpresas. En cuanto a Nick Dunne, el chico en apariencia simple, el típico producto del Mid-West norteamericano, es un personaje que realiza, en el transcurso de la novela el auténtico “viaje del héroe”, de lo cual nos daremos cuenta justo al final, un final terriblemente inquietante…

Gillian Flynn (Kansas City, Missouri, 1971) es también autora de Heridas abiertas y La llamada del Kill Club