Mai Jia

El Don – Mai Jia

El Don

Ed. Destino (2014)

Colección Ancora y Delfín

Edición en papel: 480 páginas

Otros formatos: E-book, Kindle

Mai Jia, seudónimo de Jian Benhu (Fuyang, China, 1964) es el autor del último fenómeno editorial de China, con 15 millones de copias vendidas en aquel país. La novela nos narra la historia de Rong Jingzhen, un joven educado por un occidental en la China de los años veinte que une a sus graves problemas de comunicación un don para la interpretación de los sueños y una habilidad excepcional que le revela como genio de las matemáticas. Apartado de su carrera en el mundo universitario, Rong Jingzhen es captado por los servicios de espionaje del Ejército Rojo para desempeñar un trabajo como experto en criptología.

Hasta aquí, un prometedor thriller en el que el protagonista deberá enfrentarse a un código secreto que nadie ha podido descifrar, en un empeño que le llevará a traspasar los límites entre la razón y la locura.

Desgraciadamente, las buenas noticias ya se han acabado. Es cierto que uno de los objetivos de Mai Jia  en esta obra, reflejar la alienación en el trabajo, queda sobradamente conseguido cuando vemos la explotación de los criptólogos, dedicados exclusivamente a su trabajo, sin derecho alguno a decidir sobre sus vidas. Pero también es cierto que la novela transcurre con agobiante lentitud por unos meandros de indefinición constante, con una redacción a veces pueril y un innecesario empeño en dotar de tintes misteriosos (la Universidad N, las ciudades A y B, los países X o Y…) a un argumento cuyo tema (el mundo del espionaje, la criptología) ya contiene en sí mismo la intriga necesaria. En definitiva, un texto al que si hubiera que adjetivar con un color, éste sería sin duda el gris plomo.

Tal vez uno de los problemas sea que la novela publicada por Destino es una traducción de una traducción: del chino al inglés y del inglés al español. Así, vemos una serie de:

-Incoherencias: “…NEGRO, como su propio nombre indica, era el hermano de PÚRPURA…”, en referencia a dos códigos secretos (?)

-Redundancias: “…El sol del crepúsculo se encendía en tonos rojizos, envuelto en un fulgor carmesí…”, “…la sangre hervíaborboteaba…”, “…era algo extraordinario, inaudito e incluso directamente increíble…”

-Exageraciones sin sentido: “…sonido, semejante a la ligera resonancia del batir de las alas de una mariposa…”

-Guiños indocumentados a la cultura occidental: “…Hay quien dice que un punto de apoyo basta para mover el mundo…” ¿Dice? Más bien dijo, y fue Arquímedes hace ya unos cuantos años…

En definitiva, o bien algo se ha perdido entre tanta traducción o algo pasa en el panorama editorial y literario chino. Prescindible.

Anuncios