Lorenzo Silva

Los cuerpos extraños – Lorenzo Silva

Los cuerpos extrañosEditorial: Destino (2014)

Colección: Áncora & Delfín

Edición en papel: 352 páginas

Otros formatos: E-Book, Kindle

SINOPSIS DEL EDITOR: Mientras pasa el fin de semana en familia, el brigada Bevilacqua recibe el aviso de que el cadáver de la alcaldesa de una localidad levantina, cuya desaparición había sido previamente denunciada por el marido, ha sido hallado por unos turistas en la playa. Para cuando Bevilacqua y su equipo llegan y se hacen cargo de la investigación, el juez ya ha levantado el cadáver, las primeras disposiciones están tomadas y se está preparando el funeral. El lugar es un avispero en el que se desatan todo tipo de rumores sobre la víctima, una joven promesa que venía a romper con los modos y corruptelas de los viejos mandarines del partido y que apostaba por renovar el modo de hacer política. Además, el descubrimiento de su agitada vida sexual, que puede calificarse de todo menos insípida, arroja sobre el caso una luz perturbadora. Pero no hay mucho tiempo para indagar y en esta ocasión Bevilacqua y Chamorro deben apresurar una hipótesis en un fuego de intereses cruzados, en el que la causa de la joven política es también la causa de la integridad personal, de la que el país entero parece haberse apeado.

En su última novela de la serie Bevilacqua, Lorenzo Silva (Madrid, 1966) completa su “trilogía de la corrupción”, de la que forman parte “El alquimista impaciente” y “La marca del meridiano”. En “Los cuerpos extraños”, Silva analiza la corrupción empresarial y económica y sus conexiones con el poder político. El asesinato de una alcaldesa en una localidad indeterminada de Valencia pone al descubierto una trama delictiva dirigida por una organización criminal con la que cooperan activamente determinados elementos del poder político de la zona. Para Silva, la corrupción no es más que una de las manifestaciones de esa realidad fatídica que puede acaecer en cualquier parte. Lo importante para él es la reacción ante el problema: la única posible es el enfrentamiento directo, aunque los recursos sean escasos y dicho enfrentamiento se produzca desde una posición poco importante en la sociedad. Silva se niega a aceptar una actitud de laxitud o contemporización que llevaría necesariamente a la “devastación y disolución de una comunidad”. Esta actitud quijotesca la desarrolla a la perfección el brigada de la Guardia Civil, Rubén Bevilacqua, lector en su juventud de Stendhal y Rilke.

A través de su narración en primera persona, vamos descubriendo los avances en las investigaciones. El marco temporal de la novela es el año 2013, lo que no sólo nos permite comprobar que Silva escribe “en tiempo real ” sino también la evolución y el afianzamiento en la madurez de los personajes. Quizá éste sea uno de los aspectos más destacados de “Los cuerpos extraños”: no la solidez de la trama o la intensidad del ritmo narrativo, sino la profundización en la caracterización de los personajes. Las reflexiones de Bevilacqua y sus conversaciones con Chamorro le sirven a Silva para llevar a cabo una fina crítica social con grandes dosis de ironía que harán al lector sonreír bastantes veces a lo largo de la lectura.

El motivo del título lo explica Silva tanto al principio como al final de la novela. Se lo sugiere la contemplación nocturna del perfil iluminado de dos ciudades: Madrid y Valencia. Primero Madrid, desfigurada por “…los especuladores, que al calor de la fiebre de los años locos… en que el crédito era ilimitado y todo estaba permitido, dieron en incrustarle cuatro torres desaforadas. Monumentos a la soberbia y a la grandeza…” de unas entidades que luego tuvo que rescatar el contribuyente. Luego Valencia y su Ciudad de las Artes y las Ciencias, una suma de edificios “…cuerpos extraños emplazados en la médula…” de una ciudad antigua y cuya iluminación nocturna hacía que pareciera “…aún más fantasmagórica…”. Esas construcciones son el símbolo de unos elementos “…extraños, tan tóxicos como perturbadores…” que se han introducido en un ámbito en el que nunca deberían haber tenido espacio alguno: “…el de los intereses y los asuntos públicos…”.

En definitiva, una novela de plena actualidad, perfectamente construída y que no defraudará.

Otras obras de Lorenzo Silva, además de las citadas arriba: El lejano país de los estanques, La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La estrategia del agua.

Anuncios