Alexis Ravelo

Foto: Chiqui García

Alexis Ravelo (Las Palmas de Gran Canaria, 1971) es uno de los escritores más destacados de novela negra española actual. Por su novela La estrategia del pequinés ha sido galardonado por unanimidad con el Premio Dashiell Hammett a la Mejor Novela Negra 2014 en el festival Semana Negra de Gijón y va, en el momento de publicar esta entrevista por su cuarta edición. El premio lo otorga la Asociación Internacional de Escritores Policíacos. Ravelo ha obtenido también el Premio Getafe Negro 2013 por La última tumba. Autor de cuentos, microrrelatos, guiones de teatro y televisión y libros de literatura infantil y juvenil, Alexis Ravelo ha tenido la amabilidad de contestar a las preguntas que le planteamos en El Camino de Ítaca:

¿Cuáles son las cualidades que consideras más importantes en un escritor?
La curiosidad, el amor a la tradición literaria, la rebeldía, el sentido del humor, la crueldad al servicio de la compasión, la insistencia en buscar la palabra exacta, la paciencia.

¿Cuándo/Cómo/Por qué decidiste que querías dedicarte a escribir?
Eso no fue tanto una decisión que me tomara, sino algo que me fue naciendo, como la tripa y la calva. Pero llega un momento en que te das cuenta de lo que eres y aceptas serlo. En mi caso pudo ocurrir sobre los 19 años, asistiendo a un taller de escritura que impartió Mario Merlino en Gran Canaria y fue él quien me empujó, creo, a dar tiempo y espacio a la tarea de escribir. Sin embargo, viví de otros oficios (sobre todo como camarero) hasta que hace cinco o seis años decidí dedicarme exclusivamente a ello. Aún no estoy seguro de que fuera buena idea, dado que se sacrifican muchas cosas, como la estabilidad económica.

¿Cuáles son tus hábitos/costumbres (raras o no) a la hora de sentarte a escribir?
Necesito café y tabaco. Suelo poner música (clásica o jazz, pero siempre sin letra, porque me distrae y pierdo la concentración muy fácilmente). Trabajo con un programa viejo, un Office del año 2000, que vuelvo a instalar en cada ordenador nuevo que compro. Necesito cerca mis diccionarios (en papel) y, a poder ser, mi biblioteca, porque, cuando no sé cómo resolver algo (un giro, una acción, un diálogo) hago muchas consultas, viendo cómo resolvieron esos problemas los autores que admiro.

¿Cuáles son, en tu opinión, los ingredientes principales de una buena novela negra?
Un buen uso de la intriga novelesca (no me refiero a que se guarde el enigma de la identidad del asesino hasta el final, sino a que el lector no pueda soltar el libro en ningún momento), rapidez, consistencia, coherencia, densidad, un uso expresivo del lenguaje, ironía (que a veces deviene en franco sarcasmo), mirada crítica, preocupación por el ser humano y sus pasiones. Ahora que lo pienso, esta fórmula se podría aplicar a toda buena novela, no necesariamente negra.

¿Tus personajes te obedecen siempre o les permites –alguna vez- cobrar vida propia y actuar según su carácter a medida que avanza la acción?
A veces hacen lo que les da la gana. Pero, en esos casos, suelo buscar la manera de castigarlos. Si logran librarse del castigo, es que sus pequeñas rebeldías estaban justificadas y acabo perdonándoselas y permitiéndoselas.

¿Crees que, en tiempos de crisis, la novela negra es un vehículo adecuado para poner de manifiesto situaciones de injusticia social y de ahí el auge de la misma en el panorama narrativo español?
Sin duda es un vehículo privilegiado para la crítica del sistema. Pero hemos de tener cuidado: estoy leyendo muchas cosas con un fondo realmente conformista que acaban pasando como novela negra. Y tampoco es la crítica social su único objetivo. Es un tipo de novela que indaga en las zonas oscuras del ser humano (en su vertiente social, sí, pero también desde un punto de vista existencial), y se preocupa por las disyuntivas en las que pone al humán el hecho de vivir en un mundo en el que Dios no interviene para nada, y en el cual, por tanto, él es el único y exclusivo responsable de sus acciones. Así que hay crítica social, pero también muchas más cosas en una buena novela negra. Por no salir del país: Prótesis o Días contados son estupendos ejemplos de ello.

En La estrategia del pequinés  (Alrevés Editorial), los personajes principales son perdedores, gente corriente, a quienes la vida ha puesto en una situación límite. Sin embargo, siguen conservando valores éticos. ¿Has querido con ello denunciar a esos otros delincuentes de guante blanco, personas aparentemente respetables que carecen de límites para conseguir sus propósitos?
Indudablemente sí. Un pequeño delincuente se ve, en ocasiones, empujado a delinquir por sus circunstancias biográficas (socioeconómicas, educativas…). Los delincuentes de cuello blanco (no me refiero a un cajero de un banco que hace un desfalco, sino a los verdaderos profesionales de las empresas ficticias y las cuentas en paraísos fiscales, los que se llevan un porcentaje jugando con las cosas públicas) no acaban nunca de saciar sus necesidades, carecen de límites y causan muchísimo dolor a muchísimas personas, que carecen, para ellos, de rostro y nombre.

Recientemente, has revelado que el autor de la novela El viento y la sangre (Navona Editorial) no era un autor norteamericano llamado Martin Aloysius West, sino tú mismo. ¿Nos podrías hablar de las razones para este ejercicio de ficción –o juego- por tu parte y de las reacciones y comentarios que ha suscitado en el mundo editorial y entre blogueros y lectores? ¿Crees que, en general, se ha entendido tu propósito?
La explicación es larga. Me remitiré, por ello, a la entrada que publiqué el 1 de septiembre en mi blog (Leer aquí). Allí, creo, logré resumir todos mis motivos. Quería, por un lado, hacer un ejercicio personal de estilo, homenajeando a muchos autores pulp a quienes admiro, y también a otros autores españoles de bolsilibros (Luis García Lecha o Francisco González Ledesma, que en su momento firmaron como Clark Carrados o Silver Kein), al mismo tiempo que intentaba provocar la reflexión acerca de la importancia o no de la personalidad, ese culto al autor que heredamos, creo, del Romanticismo. Digamos que quise volver a dar importancia al texto, que el libro primara sobre la personalidad del autor. Muchas veces, las necesarias etiquetas que ponemos a los autores (referidas a la edad, la nacionalidad, la patria chica o la orientación política) pesan mucho en la lectura.
Ha habido quien ha confundido esto (que es, más bien, un experimento estético, el intento de poner un espejo ante el lector) con una burda estrategia de promoción (a la manera de la que se hizo con J. K. Rowling y su novela de suspense). Qué más quisiera yo que tener el nombre de Rowling para que mi salida del armario hiciera que se vendiese bien la novela… Pero la mayor parte de esas personas reconocían no haber leído el libro y, por tanto, su opinión no me interesa demasiado. Otros lectores han abierto un debate interesante, reflexionando sobre el hecho de que si había logrado embromarles, era precisamente porque hay muchos autores dignos que se han perdido en los pantanos de las vicisitudes editoriales. No obstante, creo que la acogida mayoritaria ha sido benévola, tomándose la cosa con mucho sentido del humor. Cosa que me alegra, porque jamás pretendí molestar a nadie, sino plantear un juego por los motivos que aludo más arriba.

¿Nos podrías dar el nombre de cinco escritores clásicos importantes para ti?
Cinco son muy pocos. Así que los elegiré de memoria, sin pensar mucho, entre los muchos que me son imprescindibles: Lucrecio, Homero, Cervantes, Quevedo, Rabelais.

¿Cuándo podremos ver tu siguiente obra? ¿Nos podrías adelantar algo?
Aparecerá en enero. Es una novela más coral y algo más extensa (muy poco) que La estrategia del pequinés, una historia de estafadores y descuideros que se plantean un palo para el que no están preparados: secuestrar a la hija de un gran empresario que blanquea dinero para la delincuencia organizada. Todo saldrá fatal, por supuesto.

(En el momento de contestar a las preguntas de El Camino de Ítaca, Alexis Ravelo se disponía a viajar a Argentina para participar en la primera edición de “Córdoba Mata” -un encuentro internacional sobre novela negra y policial que se celebra en dicha ciudad- con la conferencia “Cómo se escribe en España”)

El blog de Alexis Ravelo: alexisravelo.wordpress.com

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s